dimarts, 3 de març de 2009

Harold Dwight Lasswell

Harold Dwight Lasswell (1902-1978)

  1. DATOS BIOGRÁFICOS



Lasswell nació en Donnellson, Illinois, en 1902. Considerado como uno de los fundadores de la psicología política, estudió sociología en la Universidad de Chicago, donde obtuvo el título de doctor en 1926, con una tesis sobre la propaganda en la Primera Guerra Mundial (Propaganda Technique in the World War I).

Fue profesor de Ciencia Política en la Universidad de Chicago durante doce años. Trabajó como director de investigaciones sobre comunicación en tiempo de guerra en la Biblioteca del Congreso norteamericano (1939-45) y en el Institute for Propaganda Analysis (1937-41), donde se encargó de la edición de una revista en la que se recogieron trabajos de análisis de textos propagandísticos aparecidos en el período de entreguerras.

Perteneció a la Comisión Hutchins en el año 1946, que estudió la libertad de prensa en Estados Unidos y desarrolló la doctrina sobre la responsabilidad social de la prensa. En 1930 publicó una nueva tesis, Psychopathology and Politics, donde aplica conceptos de psicología clínica al estudio de los actores políticos, económicos y religiosos. Se centró en la investigación aplicada en los campos de la propaganda política y la comunicación masiva, en los que se centrará buena parte de su amplia obra, de más de 40 títulos en total.

  1. CONTEXTO GENERAL E HISTÓRICO-CIENTIFICO


Lasswell escribió su modelo durante un periodo de entreguerras que desató una preocupación de los estudiosos por analizar e investigar el tema de la propaganda política, tema que se ponía de moda y se desarrollaba debido a la consolidación del cine y la radio. A su vez, el marco histórico-cultural que engloba la primera mitad del siglo XX es muy variado. Desde los últimos años del siglo XIX, las potencias europeas se alinearon en dos bloques, predispuestas a enfrentarse. El enfrentamiento se produjo en los años 1914 a 1918 en la Primera Guerra Mundial, con graves consecuencias demográficas, económicas y sociales. Cabe destacar que en esa época surgió una revolución cultural importante, relacionada con una visión política y social que provocó cambios en muchos ámbitos. En el siglo XX la ciencia y la tecnología se desarrollan a pasos agigantados; los transportes y los medios de comunicación, ganan tiempo al tiempo; las disputas neocoloniales, propician gobiernos militaristas. En sí, el siglo XX representa los aspectos más complejos, que en ninguna otra centuria se había dado: guerras, revoluciones, ciencia, etc.

Como sucesivo gran acontecimiento después de la Gran Guerra destaca la Segunda Guerra Mundial, disputada entre los años 1939 y 1945, y que supuso la consolidación de EEUU como superpotencia mundial. Durante el periodo de entreguerras tuvo lugar en Estados Unidos la mayor caída del mercado de valores en la historia de la Bolsa (Crac de 1929) , dividida en tres etapas: Jueves Negro, Lunes Negro y Martes Negro; todas ellas cruciales durante el colapso, que duró un mes. Como consecuencia de la depresión se incrementaron los sentimientos nacionalistas.

Respecto a la situación ideológica de este período (entreguerras), hubo una notable crisis de la doctrina liberalista, que tuvo que competir con nuevas corrientes ideológicas que iban surgiendo poco a poco.


  1. ÁMBITO DE ESTUDIO


En la década de 1920 Lasswell estudió en la universidad de Chicago, influenciado por el pragmatismo que enseñaban John Dewey (1859-1952) y George Herbert Mead (1863-1931). El pragmatismo es una escuela filosófica nacida en EEUU a finales del siglo XIX por Charles Sanders y William James. Se caracteriza por una insistencia en las consecuencias para caracterizar el verdadero significado de las cosas. Se opone al hecho de que la razón y el intelecto puedan representar ese significado, y por lo tanto, se opone al formalismo y al racionalismo. Cuando hablamos de pragmatismo nos referimos a una corriente filosófica que puede ser entendida de muchas maneras, dando lugar a ideas opuestas entre sí e incluso puede generar prejuicios si no se comprende adecuadamente.


  1. DESCRIPCIÓN DEL MODELO


El “paradigma” o la “fórmula” de la comunicación que desarrolla Harold Dwight Lasswell en 1948, supera las posiciones previas sobre la linealidad estímulo-respuesta de la comunicación (teoría de la aguja hipodérmica), abriendo nuevos espacios a la comunicación. Es el siguiente:

Laswell vivió en una época dominada por las tensiones mundiales que existieron entre las dos grandes guerras mundiales y la preocupación por los efectos de las mediaciones periodísticas en la formación de la opinión pública, por ese motivo se centró en el análisis de la propaganda y estudió las relaciones entre persuasión y comunicación. Laswell entiende la persuasión informativa y la propaganda como el estímulo de aquellos valores que ayudan a los mandatarios a conducir a sus ciudadanos hacia mejores objetivos de progreso y libertad, además postula la importancia de los medios de comunicación en la difusión de las ideas o de los símbolos para la legitimación del poder.

Su “paradigma” de la comunicación viene dado por la delimitación que hace del campo conceptual y el trazado de los ejes definidores de la acción comunicativa, ordenando, acotando y definiendo los grandes espacios de estudio.

La fórmula de Lasswell refleja la tendencia generalizada de la sociología de la comunicación de masas a sobrevalorar la influencia de las técnicas sobre el público, que realiza la función de receptor pasivo de un mensaje que, frente a su impotencia conseguirá los efectos previstos.

En su teoría, Laswell no establece las interacciones entre las partes pero sí que atribuye efectos distintos en función de los medios empleados, además presenta las cuatro funciones que realiza el proceso de la comunicación en la sociedad:

  • la vigilancia y control del entorno, explicando amenazas y oportunidades que afecten a la posición de valor de la comunidad y de las partes que la componen

  • el paralelismo de los componentes de la sociedad en cuanto a dar una respuesta el entorno

  • la transmisión del legado social

  • el entretenimiento


En su trabajo centra su estudio en el análisis del contenido de los textos propagandísticos del período de entreguerras además de examinar muy a fondo los efectos.

Para Lasswell la comunicación es intencional y con un fin, además remarca el hecho que los procesos de comunicación de masas son desiguales entre un emisor activo y una masa pasiva.


Lasswell estableció que una forma conveniente de describir un acto de comunicación es a través de la respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Quién?

  • ¿Qué dice?

  • ¿Por dónde?

  • ¿A quién?

  • ¿Con qué efecto?


De ese modo se puede analizar con exactitud quiénes están interviniendo en el proceso de la comunicación y cuál es la situación particular en la que están involucrados sin olvidar la naturaleza dinámica de la comunicación. Estos son: el emisor o comunicador, el mensaje o contenido, el medio de comunicación o canal, el receptor o audiencia y el feed-back (retroalimentación) o efectos.


El emisor tiene la función de planear la comunicación y para asegurarnos que todos los elementos principales concurren en el mensaje debemos responder a las siguientes preguntas: ¿Por qué? (define el propósito de la comunicación), ¿Qué?, ¿Cuándo?, ¿Dónde?, ¿Quién?, ¿Cómo?.


Los mensajes deben ser claros y lo más simplificados y breves posibles. Si los receptores no comprenden el significado de las palabras utilizadas en el mensaje no se produce comunicación.

Es importante remarcar el hecho que el mensaje no sólo se debe de adaptar al receptor, sino también al medio o medios de difusión escogidos.


El paradigma de Lasswell se aplica tanto a comunicación interpersonal como a comunicación colectiva o de masas y sistematiza la comunicación según el objetivo planteado.












Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada